Saltar al contenido

Cómo limpiar una fístula perianal en perros

Una fístula perianal es una erosión anormal que se forma en la piel cerca del ano. Esto pasa pues los sacos anales se cierran y el líquido que segregan no lubrica el área. Además de esto, este líquido se regresa mucho más espeso y obstruye la región.

El régimen ha de ser siempre y en todo momento efectuado por un veterinario, que va a consistir en antibióticos y antiinflamatorios, o cirugía en el peor caso.

De qué forma vaciar las glándulas anales del perro

Si te animas a llevar a cabo esta limpieza, te señalamos los procedimientos que se deben llevar a cabo. Nuestro primer consejo es que si lo hacéis juntos, mejor. Vamos a tocar zonas sensibles y él procurará huír. La operación se efectúa mejor en la bañera o en una interfaz, si las tiene. Póngase guantes de látex tirables y abastézcase de toallitas y gasas. Tranquilidad a tu animal y acaricia la base de su cola a fin de que se acostumbre.

En el momento en que esté relajado, delicadamente, eludiendo movimientos bruscos que logren asustarlo, levante la cola y ponga una gasa en el ano para agarrar el líquido y eludir que salpique, recuerde que este líquido tiene máculas y hedor. fuerte.

Fístulas perianales en el perro

Las fístulas perianales (FAP) no son fístulas como semejantes, sino más bien recorridos perianales progresivos, purulentos y purulentos profundos que están con una mayor frecuencia en el pastor alemán y, a veces, en otro criar. . Las causas de esta nosología tienen la posibilidad de ser: la conformación de la cola y la zona perianal, obstrucción de las criptas anales con pacolitos y también infección de los sacos perianales, pero estas no fueron comprobadas. Últimamente, no obstante, la hipótesis mucho más fuerte establecida es la causa inmunológica. La patología de manera frecuente sucede en asociación con la patología inflamatoria intestinal (EII) y responde bien a la inmunoterapia.

También te puede interesar  Cómo limpiar cafetera dolce gusto

Los animales con fístulas lamen, muerden o arañan la región perianal. La defecación es dolorosa, ahora ocasiones se cierran o tienen la posibilidad de tener diarrea. El curso de la patología es progresivo, las lesiones son mínimas al comienzo con apariencia de pequeñas aberturas, pero en el momento en que los animales asisten a la solicitud ahora se han creado, con apariencia de profundas ulceraciones con secreción purulenta. Los desenlaces de las pruebas de laboratorio no se cambian o son inespecíficos.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LAS FÍSTULAS PERIANALES

Las fístulas perianales eran consideradas una nosología quirúrgica, pero hoy en día el régimen médico es de decisión.

La cirugía se aconseja en las situaciones de fístulas que no argumentan al régimen médico y en esos casos en que están similares con los sacos anales. Los objetivos de la cirugía son remover el tejido necrótico o desvitalizado y fomentar la curación por resolución secundaria sin hacer incontinencia fecal o estenosis anal. A lo largo de los primeros meses de régimen, los métodos de rutina tienen la posibilidad de ser precisos y posiblemente deban repetirse a lo largo de toda la vida. Los perros con condiciones leves a moderadas tienden a llevarlo a cabo mejor que esos con trastornos severos.

Configuración