Saltar al contenido

Cómo limpiar y desinfectar las brochas de maquillaje

Pinceles de maquillaje de depuración.

El maquillaje pertenece a los hábitos diarios de bastante gente, pues destaca la hermosura, por este motivo es esencial que todo cuanto se utilice sea de calidad y limpio, en caso contrario tiene la posibilidad de tener secuelas en la salud. Lamentablemente, varios ignoran dado que los cepillos usados se lavan apropiadamente, o sencillamente se desinfectan apropiadamente. Ahora te voy a contar de qué forma puedes desinfectar las brochas de maquillaje a fin de que consigas emplearlas sin poner en riesgo tu piel, conque presta atención a lo siguiente.

De qué forma adecentar las brochas de maquillaje

“Limpie y esterilice las brochas secas con un aerosol limpiador de brochas de maquillaje”, ha dicho Rick. “Salpica cada brocha con limpiador, entonces deslízala hacia adelante y hacia atrás sobre una toalla absorbente blanca y limpia hasta el momento en que la brocha esté limpia”.

Todos y cada uno de los cepillos tienen que limpiarse intensamente regularmente o tras un empleo especialmente profundo, ha dicho Rick. “Empleo Artry Hydra-V™ Fresh Foaming Cleanser para adecentar mis brochas. Este limpiador despacio limpia bien y deja un aroma fresco y limpio.

Con limpiador facial

Aparte de contribuir a desmaquillar la cara, el limpiador facial deja remover los restos de estos modelos de las brochas. El trámite en un caso así cambia sutilmente de los trucos precedentes.

Primero, deberás empapar las cerdas con agua no muy caliente. En un envase pequeño, mezcla algo de limpiador facial con agua. Sumerge las cerdas en esta mezcla y frota con los dedos para remover la mugre.

¿Con qué limpiamos las brochas y brochas de maquillaje?

Para adecentar brochas y brochas de maquillaje usaremos jabón neutro y alfombra para asistirnos a limpiarlas.

También te puede interesar  Cómo hacer un volumen limpio

Remojar el pelo y poner una pequeña proporción de jabón en la alfombra, estimular con las manos delicadamente el pelo hasta el momento en que se forme espuma.

De la misma las escobillas y cepillos, sus principios básicos son: limpieza, secado, saneamiento y almacenaje.

Las esponjas tienen que lavarse tras cada empleo para eludir la proliferación de bacterias y hongos. Para limpiarlos, solo requerimos agua y jabón. Hay 2 maneras de limpiarlos. Lo primero es dejar la esponja sumergida en un envase con agua no muy caliente y jabón a lo largo de unos minutos. Tras ello, masajearemos la esponja sin girarla, puesto que la romperemos, con asistencia de agua y jabón mientras que aclaramos con agua, vamos a repetir estas acciones hasta el momento en que quede totalmente limpia, sin jabón y el agua que suelta. sale claro. ​​​​La segunda sería prácticamente igual, con la diferencia de que metemos el envase con el agua, el jabón y la esponja en el microondas a lo largo de 1 minuto, dejamos que se enfríe y vamos a seguir limpiándolo como antes, con el asistencia de agua y jabón, masajeándolo.

Para secar las esponjas debemos buscar un espacio seco, y dejarlo al aire sin guardarlo en ningún envase hasta el momento en que esté totalmente seco. Existen varios aguantes para el secado de estos.

Configuración