Saltar al contenido

Cómo se limpia la tarima flotante

  1. Para una limpieza habitual en el momento en que no hay máculas

    El paso inicial para adecentar un suelo laminado es cepillarlo con un cepillo habitual. Y si notas que el suelo precisa un cepillo mucho más profundo, no tengas dudas en aspirarlo. En el momento en que la interfaz esté libre de polvo y pelusa, puede pasarle un trapeador para contribuir a volver a poner la madera vieja.

  2. Ocasionalmente, tras el cepillado puedes fregarlo

    La manera sugerida de llevarlo a cabo es combinar agua con un chorrito de un producto particular para limpieza de maderas y agitar realmente bien la fregona antes de pasar por la tarima. Y enjuágalo bien a fin de que no queden restos ni máculas en el suelo.

¿De qué manera adecentar el suelo laminado?

Para eludir el deterioro de nuestro suelo flotante, es esencial eludir cualquier producto de limpieza que sea cáustico, como la lejía o el amoníaco, y usar artículos concretos. En caso contrario, lo único que vas a hacer es deteriorar la madera y sacarle la luz. Y tampoco tienes que poner cera o abrillantador en el suelo, puesto que, al estar fabricado con materiales sintéticos, no responde apropiadamente a este género de tratamientos. Lo único que lograrás es que quede pegajoso y resbaladizo.

La primera cosa que debemos realizar es cepillarnos con un cepillo habitual. Si el suelo está muy sucio, es conveniente emplear una aspiradora, puesto que es considerablemente más eficiente, recopila mucho más mugre y levanta menos polvo. Cuando esté libre de polvo y pelusas, puedes ofrecerle una pasada con la fregona para contribuir a que la madera recupere su brillo. Este paso es primordial, en tanto que si frotas sin cepillar lo único que lograrás es diseminar toda la mugre por el suelo. .

  1. Aspirador o en su defecto fregona atrapapolvo
  2. Cubo y fregona (si son de microfibra, bastante superior)
  3. Limpiasuelos, si bien aconsejamos vinagre y limón en tanto que son artículos naturales que van a hacer que el parqué se vea como nuevo sin precisar añadir modelos abrasivos.
También te puede interesar  Cómo limpiar el volante de cuero del coche

Coge una fregona o aspirador y limpia la área del polvo que se haya podido amontonar, límpialo siempre y en todo momento en el sentido de las sábanas.

Tenga precaución con la humedad

Moje su suelo laminado lo menos preciso. Esto incluye el tiempo para adecentar la fregona o harapo en la limpieza. Si utiliza un trapeador, enjuáguelo bien. En caso contrario, puede suceder que quede algún resto pegado al suelo, o se forme una película y el suelo quede pegajoso y pegajoso.

Paso 2: friegue su piso flotante

En el momento en que limpie el piso, debe fregarlo delicadamente. Para eso, emplea agua ardiente, pero no en demasía, y algo de fregadora. No use bastante, puesto que puede dañar la cubierta protectora de la interfaz.

Logra un balde y un trapeador. Además de esto, cerciórate de que se sostenga lo mucho más húmedo viable, puesto que las burbujas de agua o los bultos tienen la posibilidad de ocasionar humedad en la terraza, lo que va a ser realmente difícil de reparar.

Configuración