Saltar al contenido

Cómo se limpian los cepillos de dientes

Enjuagar las cerdas del cepillo de dientes con agua corriente es una actividad realmente útil. Es positivo que la mayor parte de nosotros lo practiquemos. Lamentablemente, sostener el cepillo de dientes limpio no es bastante. Las bacterias están en el aire en todo momento, e inclusive en el momento en que su cepillo de dientes descansa libremente en una taza, por poner un ejemplo, los gérmenes tienen la posibilidad de infectar sus cerdas. Además de esto, posiblemente no logre remover todos y cada uno de los depósitos perjudiciales de su cepillo de dientes sencillamente enjuagándolos bajo el grifo.

Entonces, ¿de qué manera tienes que proteger tu cepillo de dientes? Aparte de lavar el cepillo bajo el grifo para remover los restos de dentífrico tras cada empleo, para sostener el cepillo limpio se aconseja enjuagar las cerdas con agua hirviendo a lo largo de múltiples minutos cuando menos una vez por semana. Lo mismo hay que realizar con el soporte del cepillo de dientes (vaso, estuche, capuchón, etcétera.). Asimismo tienen que limpiarse por lo menos una vez por semana en agua hirviendo para remover los depósitos dañinos.

¿De qué manera adecentar el cepillo de dientes?

¿Ya conoces cuál de los métodos precedentes vas a usar? Ya que entonces te contamos de qué forma adecentar el cepillo de dientes punto por punto.

Desinfectar un cepillo de dientes con enjuague para la boca

Los enjuagues bucales tienen un enorme poder antibacteriano y, aparte de ser útil para llenar la rutina día tras día de limpieza bucal, asimismo se usa para toda clase de microorganismos y remover gérmenes . que se encuentra en los cepillos de dientes.

También te puede interesar  Cómo limpiar el marmol del lavabo

Los cepillos de dientes eléctricos, por su naturaleza, necesitan otros métodos de limpieza y desinfección que los cepillos de dientes manuales. Si bien es conveniente mudar el cabezal cada un par de meses a fin de que prosiga descartando apropiadamente la placa bacteriana y la rutina de higiene día tras día sea eficiente.

Agua hirviendo

Aún mucho más simple si no tienes vinagre blanco o bicarbonato de sodio: emplea agua hirviendo.

Es suficiente con adecentar el cepillo de dientes a lo largo de unos 2 minutos en un vaso de agua hirviendo. Entonces tienes que enjuagarlo con agua fría y listo.

Con agua hirviendo

En un caso así, debemos sumergir la cabeza en agua hirviendo a lo largo de unos segundos. Es esencial que no perdamos el tiempo, pues las cerdas podrían empeorar.

Para utilizar este procedimiento, te aconsejamos utilizar guantes, para no dañar la piel de tus manos. En un envase, revuelva parte de lejía con diez unas partes de agua. Ahora, vamos a poner el cabezal del cepillo bajo el agua a lo largo de 1 hora.

Configuración